Ashraf Kachach, el joven influencer que lucha contra el racismo y la islamofobia desde YouTube

Kachach se ha convertido en una referencia para muchos jóvenes musulmanes en España gracias a sus vídeos en redes sociales, donde habla de crecimiento personal y combate la intolerancia

¿

Ashraf Kachach tiene una agenda muy ocupada, entre las clases de la universidad, las conferencias y charlas que imparte como presidente de EDEM (una organización de apoyo a emprendedores), y su hiperactividad en redes sociales. Este joven de Barcelona empezó a grabar vídeos cuando aún era un adolescente, con 17 años, y hoy es seguido por miles de personas desde España pero también desde Latinoamérica, Estados Unidos, África e incluso Asia.

Ashraf Kachach, joven español de origen marroquí, nació en Tánger y llegó a España con su familia cuando tenía un año. Desde entonces vive en Barcelona, donde actualmente estudia Derecho. Con solo 22 años, es presidente de la Entidad de Desarrollo y Emprendimiento (EDEM)y se ha convertido en un conocido influencer de la comunidad musulmana de España. En las redes sociales, donde habla de crecimiento personal y hace activismo contra el racismo y la islamofobia, suma miles de seguidores.

¿Cómo empezó todo? “Un día, en segundo de bachillerato, leía un libro en mi balcón y se me ocurrió grabar un vídeo sobre cómo afrontar los exámenes finales. Me gustó lo que hice y desde entonces continué grabando contenido sobre desarrollo personal para motivar a mi audiencia”. En Youtube, Ashraf habla en español e inglés a estudiantes y jóvenes, musulmanes como él (pero no solo), “de aspectos de nuestro día a día como miembros de la sociedad, relaciones, creencias, y objetivos personales, temas sobre los que no se suele educar y como sociedad seguimos mucho lo que dicen las mayorías”.

La lucha contra el racismo y la islamofobia no estaba entre sus planes, pero ante realidades injustas tanto en la vida real como en redes sociales, se vio obligado a pronunciarse, asegura. “Lo paso muy mal creando contenido para contrarrestar tantas mentiras y manipulación de personas que generan odio, pero es parte de mi rol como creador de contenido. Creo que tenemos que ser responsables en estos casos y mostrar nuestro desacuerdo con según qué declaraciones o actos, aunque eso conlleve participar en duros debates”, afirma.

Racismo “sutil” y no tanto

Y es que, aunque en su caso personal asegura no haber vivido problemas de discriminación directa por su origen o su religión, sí lo ha visto dirigido contra otras personas, empezando por su propia familia. “En España hay muchísimo racismo, más del que jamás seremos conscientes”, afirma contundente.

“Yo no puedo extrapolar mi situación a lo que es común, ya que soy hombre, con educación, con unos mínimos en cuanto a situación financiera y con una forma física concreta: tengo ciertos privilegios respecto a muchas personas que también sufren racismo y que no tienen tantas herramientas para defenderse como tengo yo”, señala, recordando que las mujeres migrantes y racializadas son mucho más vulnerables a sufrir discriminación y violencia racista.

“La gente es cada vez menos tolerante y eso dificulta la convivencia”, lamenta. “Muchas personas atacan diciendo que los inmigrantes vienen a vivir de las ayudas y que se les regala trabajo y vivienda. Todo con argumentos totalmente falaces e infundados”.

El joven critica también lo que llama racismo “sutil y maquillado”: “Por ejemplo, con el tema del uso de las mascarillas hay muchas personas que justifican sus acciones [contra los migrantes] con el pretexto de que ‘no están cumpliendo las medidas sanitarias impuestas’. Por supuesto, es una demanda legítima, pero la realidad es que existe un enorme racismo encubierto de ética social cuando se sobreexige a los migrantes que cumplan con la ley más que las personas no migrantes”.

Pero el más habitual, considera el joven influencer, es el racismo institucional. “España es un país que tiene una gran riqueza cultural y plurinacional, pero el discurso político de la derecha española es reflejo del pensamiento de una gran cantidad de personas que ven eso como una amenaza o como algo negativo. Lamentablemente el discurso de ‘los españoles primero’ va calando cada vez más en las mentes de muchas personas, y lo más triste es que debido a ello se ha puesto el foco en los inmigrantes”.

El papel de la juventud en la lucha contra el racismo

¿Cómo lleva las críticas e insultos tan comunes en las redes sociales, cuando se habla de ciertos temas como los que él toca? “No puedes querer tener influencia y que todo sea bonito. Es más, sería aburrido. La ‘crítica constructiva’ real es rara, recibir comentarios destructivos es parte del trabajo”, se resigna. Pese a todo, cree que “es bueno crecer lento. Aprendes a manejarte con todo el estrés que puede generar tanto ruido y a canalizar tus energías a crear contenido, a leer, a formarte, a conocer a nuevas personas, a ayudar a los demás, a trabajar en tus planes, a disfrutar con la familia… más que contestar a un grupo de infelices que solo reflejan su dolor en ti.”

Desde las redes, Ashraf Kachach insta a los jóvenes hijos de migrantes a no quedarse de brazos cruzados ante las situaciones racistas que vivan o vean, animándoles a actuar y convertirse en agentes activos en el cambio y progreso de la sociedad. “El cambio de mentalidad en las generaciones mayores es difícil, porque tienen principios inflexibles así como valores y creencias anticuadas. Lo que podemos hacer es incidir en cambiar la mentalidad de las generaciones futuras”, agrega.

Ashraf Kachaf se esfuerza por ser un referente para su generación y cree en ella para construir una sociedad mejor. “Sé que soy muy joven, y todavía me queda mucho por vivir. Pero quiero ser parte de esa comunidad que trabaja para crear contenido valioso para jóvenes y adolescentes, y brindarles algo a cambio del tiempo que dedican a ver lo que estamos haciendo. Esa la verdadera motivación que nos empuja a seguir adelante, no solo la fama o el trabajo”.

Traducción y adaptación: Ibrahim Rifi/ A.O.

En español

Botón volver arriba