DERECHOSPOLÍTICAREPORTAJES

Investigadores y expertos denuncian la manipulación de Dinamarca de su informe sobre la deportación de refugiados sirios

Entrevistados para el documento que en el que se basa el gobierno danés para justificar la expulsión de refugiados dicen que sus palabras fueron tergiversadas.

El gobierno de Dinamarca ha comenzado a retirar los permisos de residencia a decenas de refugiados sirios en suelo danés en preparación para su regreso a su país, la primera decisión de este tipo en Europa, al considerar que la capital siria, Damasco, y su periferia, son “seguros” para el regreso de refugiados. Y ello, pese a la ausencia de relaciones diplomáticas entre el gobierno sirio y Copenhague debido al conflicto bélico.

El Ministerio de Inmigración danés justificaba su decisión basándose en un informe que emitió en octubre de 2020 donde evaluaba las condiciones políticas, económicas y sociales en Damasco. En él, afirmaba que la capital siria es segura y que los refugiados en suelo danés ya no necesitan protección. El documento se basaba en testimonios de expertos, periodistas sirios y organizaciones no gubernamentales.

Denuncias de manipulación de los testimonios recogidos

En agosto de 2020, el Ministerio de Inmigración danés entrevistó a periodistas y analistas conocedores del contexto sirio con el objetivo de investigar la situación política y de seguridad en Damasco, y establecer una comparativa con la situación en la ciudad de Daraa, en el sur del país. Uno de ellos fue el periodista Ammar Hamou, que trabaja en el medio digital Syria Direct (con sede la capital de Jordania, Amán), y proviene de la ciudad de Duma, en Guta Oriental, en la campiña de Damasco.

Hamou explica a Baynana: «Cuando comparé Damasco con el resto de las gobernaciones sirias, mencioné que es seguro en términos de incidentes de seguridad, como asesinatos, que están activos en Daraa, por ejemplo. Pero en el contexto de la conversación, yo habló sobre arrestos y restricciones a la libertad de las personas”. “Si Damasco fuera segura para el regreso de los refugiados, ¿por qué todavía sigo yo como refugiado en Jordania?”

Hamou acusa al gobierno danés de adaptar sus palabras a sus objetivos de deportar a refugiados sirios, señalando que el gobierno comenzó a retirar los permisos de residencia hace un año y medio, es decir, 7 meses antes de su entrevista. También afirma que Copenhague utilizó el informe basado en su testimonio y los de otras periodistas y activistas sirios después de manipular el contexto, y como excusa para encubrir su futura política de deportaciones.

“No es razonable que yo trabaje en una organización que ha publicado varios reportajes e investigaciones que transmiten el sufrimiento de los refugiados y los alerta de que no vuelvan, y que ahora el gobierno danés diga que Damasco es lugar seguro”, se indigna.

El periodista quiere ahora obtener la transcripción de audio grabada con el gobierno danés para aclarar el contexto de toda la entrevista, pues, según él, fue sometido a duras críticas por su testimonio, y no pudo verlo por escrito hasta el momento de la publicación del informe gubernamental.

Extracto de la entrevista con el periodista Ammar Hamou en el informe del gobierno danés

“No quiero morir allí”

Desde hace varias semanas, se ha iniciado una campaña de movilización para evitar la deportación a Siria de las personas refugiadas, muchas de las cuales cuando escaparon de su país en guerra eran extremadamente jóvenes, incluso bebés. El mensaje de una niña siria, Miral Karawan, dirigido al Primer Ministro de Dinamarca y al Ministro de Inmigración, ha sido ampliamente difundido en redes sociales. La pequeña explica a través de un vídeo que escapó de Siria a Dinamarca en un «pequeño bote cruzando el gran mar” cuando tenía sólo un mes y medio de edad.  «Creo que es preocupante que nos envíen a mí y a mi madre de regreso a Siria, porque hay una gran guerra (…) No quiero morir allí«, dice en un danés nativo.

«No entiendo cómo me quieren deportar a mí ya mi madre, mientras mi padre y mi hermano permanecen en Dinamarca (…) yo le diría al Primer Ministro de Dinamarca y al ministro de Inmigración: ‘¿Querrían enviar ahora a sus hijos a hacer una visita a Damasco?'». «Bashar al-Assad destruyó nuestro futuro y nuestros sueños en Siria y ahora destruiréis nuestro futuro y nuestros sueños en Dinamarca», concluye la pequeña.

Críticas a Copenhague

Hamou incide en que la situación claramente no es segura, a la luz de las detenciones arbitrarias de civiles por parte de fuerzas del régimen sirio desplegadas en barrios de Damasco, y también debido al reclutamiento forzoso de hombres para el ejército, lo que ha significado la muerte de decenas de miles de jóvenes en el frente.

Además, “es realmente lamentable que la Unión Europea y la comunidad internacional no consideren el deterioro de la situación económica como una violación del derecho del ciudadano sirio, porque el salario medio de los empleado es de 17 dólares mensuales, y eso es en realidad significa una vida insegura», afirma Hamou, refiriendo que la pésima situación económica «incita a la gente a cometer delitos, y ha conllevado un aumento del tráfico de drogas, la corrupción y la colaboración forzada con el régimen sirio para poder ganar dinero”. 

El verano pasado, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) expresó su preocupación por la decisión de Copenhague. En un comunicado emitido desde Nueva York, afirmó que no considera que la reciente mejora de la seguridad en ciertas partes de Siria sea «sustancial o suficientemente estable para justificar el fin de la protección internacional a cualquier grupo de refugiados». También exigió que no fueran devueltos a ningún lugar de Siria.

Este martes, Human Rights Watch publicó un comunicado conjunto firmado por investigadores y activistas sirios, encabezado por Ammar Hamou, en el que condena la política de Dinamarca contra los refugiados y rechaza el informe publicado por el Servicio de Inmigración de Dinamarca (COI).

Dinamarca, como todos los países de la Unión Europea, es signataria del derecho internacional de los refugiados, en la Convención de 1951, cuyas disposiciones prohíben el retorno de refugiados y solicitantes de asilo al riesgo de persecución.

El Ministro de Inmigración danés, Mattis Tesfai, ha informado de que ha retirado el permiso de residencia a 94 refugiados sirios en el país, explicando que estas residencias son temporales y pueden revocarse si no hay necesidad de protección. La decisión de Dinamarca incluye retirar los permisos de residencia de otros 205 sirios, incluidos estudiantes de escuelas y universidades.

En español

Botón volver arriba