POLÍTICAREPORTAJESSOCIEDAD

Migrantes y refugiados ante el 4 de Mayo: ¿cómo están viviendo las elecciones en Madrid?

Para la cita electoral de Madrid del 4 de mayo, muchas personas refugiadas, migrantes e hijas de inmigrantes no tienen derecho votar. Hablamos con algunas de ellas. “Soy parte de esta sociedad, tengo deberes, pago impuestos y tengo derecho a votar”, dice Al-Ayoubi, palestino residente en España.

Madrid acudirá a las urnas el 4 de mayo tras una campaña marcada por discursos violentos, amenazas a representantes de partidos y del gobierno, y ataques de la extrema derecha contra los extranjeros, incitando al odio y al racismo. Las encuestas auguran resultados muy ajustados y los partidos animan a su electorado a acudir a votar en masa, pero no todas las personas que residen en la Comunidad podrán hacerlo.

La comunidad migrante y refugiada de Madrid está viviendo la campaña electoral de formas distintas. Adnan Al-Ayoubi, palestino residente en España desde hace cuarenta años, es doctor en relaciones internacionales, traductor jurado y ex-reportero de prensa de varios medios como la BBC. En su país de origen, cuenta, vivió una única vez la experiencia de las elecciones municipales : “Se nos privó de este derecho a votar a causa de la ocupación israelí que nos impide vivir en libertad”, cuenta. 

Una vez en España, antes de conseguir la nacionalidad, trabajó muchos años como activista por los derechos de otras personas migrantes. Detrás de esos años de trabajo, dice, “fue mucho sacrificio para que podamos ser la voz de ricos y pobres, mujeres y hombres”. Una vez conseguida la nacionalidad, ha participado en todas las citas electorales, ya fueran regionales, locales o municipales. 

Sobre el próximo 4 de mayo asegura: “Siempre estoy emocionado y sigo las elecciones todos los días hasta que llegan los resultados, porque yo vivo en este país y todos los eventos repercuten en nosotros, sean buenos o malos”, dice. “Además, soy parte de esta sociedad: tenemos deberes, pagamos impuestos, y también tenemos derecho a esta experiencia electoral de la que muchos en los países árabes se ven privados”.

Derecho a votar

En las elecciones de Madrid de este 4 de mayo pueden votar aquellos ciudadanos mayores de 18 años con nacionalidad española que ya estuvieran censados como residentes en la Comunidad de Madrid a 1 de enero de 2021. 

Fatima Ezzamouri, de 25 años, nació en España y proviene de una familia de inmigrantes marroquíes. Obtuvo la ciudadanía a la edad de diez años, y eso le da derecho a votar. Opina que es necesario participar en las elecciones. “Los ciudadanos tienen pocas posibilidades de tener voz en la política y el voto es el único mecanismo que tienen los ciudadanos para influir”, asevera. 

La joven española de ascendencia marroquí, Fatima Ezzamouri © Laila Serroukh

El derecho al sufragio, por tanto, no se limita solo a los españoles: extranjeros y ciudadanos no españoles tienen derecho a votar cumpliendo las siguientes condiciones: ser ciudadano de la Unión Europea, cumplir los mismos requisitos exigidos al resto de españoles, tener derecho a votar activamente en el país de origen y aparecer dispuesto a ejercer el derecho al voto en España. Además, los ciudadanos de 12 países fuera de la Unión Europea pueden participar en las elecciones regionales, y los ciudadanos que llevan más de cinco años residiendo en España según algunos acuerdos internacionales tienen derecho a voto en las elecciones municipales.

Migrantes y refugiados

Para muchos inmigrantes y refugiados residentes en el país, no es posible participar en las elecciones generales autonómicas o siquiera municipales en España. Las comunidades de inmigrantes más numerosas son la marroquí, que constituye 813.587 personas según el padrón de 2019, y la china, con 202.093, y tener residencia legal en el país no les da derecho a votar.

Adam Nour, un joven sirio refugiado en la treintena que lleva cuatro años y medio viviendo en Madrid, dice que nunca ha participado en las elecciones en su país debido a que “los resultados se saben de antemano”. “No me interesaba esta experiencia. Las elecciones en mi país son siempre cosméticas y lejos de la verdad y la democracia”, asegura. Sin embargo, dice seguir las elecciones en España con interés: “Siento que son reales y todas las clases de la sociedad van a elegir los partidos que las representan y veo que mucha gente tiende a los partidos de izquierda que apoyan los derechos de la clase obrera de las personas e inmigrantes”. Nour sostiene que querría participar para defender sus derechos y ser una persona activa en la sociedad, pero no puede hacerlo porque su estatuto legal no le da derecho a voto. 

.Adam Nour es un joven refugiado sirio de 30 años en España, Madrid

Hijos de inmigrantes sin derecho a voto

Las personas refugiadas que residen en la capital no son las únicas que se quedarán sin votar: son muchos los casos de hijos de inmigrantes nacidos en España y sin ciudadanía que también se ven privados del derecho al voto

Fátima Ezzamouri recuerda que aunque los hijos de inmigrantes hayan vivido toda su vida en España, no pueden votar: “Es injusto y no tiene justificación”, denuncia. “Así como todos pagamos impuestos, todos debemos tener derecho al voto, para que nuestra sociedad sea diversa. Los extranjeros son parte de la sociedad, y excluirlos del derecho al voto significa excluirlos de la política y poder tener una voz”. Ezzamouri nació en España: “Me siento española, veo que la sociedad española todavía clasifica a los hijos de inmigrantes como ‘no españoles’. Como mujer de ascendencia magrebí y musulmana, he recibido un trato discriminatorio por parte de algunas personas”

Safia Al-Adam, una joven amazigh nacida en España es una de esas personas que no tiene ciudadanía por venir de familia extranjera. En un reciente vídeo de YouTube, ella explica que en España la nacionalidad se rige por la sangre, no por el territorio: “Si tus padres no son españoles, tú no lo eres. Si tus padres están en situación ilegal, tú lo estás, aunque hayas nacido en España”, denunciaba.

El video de la transmisión en vivo de la joven amazigh Safia en YouTube

Al-Adam cuenta en el vídeo que sentía impotencia por no poder votar en cada cita electoral mientras que sus compañeros sí lo hacían. Por eso creó las campañas “Votar es un derecho” y “Te cedo una cita”, para que las personas que no vayan a votar “cedan” el voto a aquellas que no pueden hacerlo. Contó su situación por redes sociales y la gente comenzó a escribirla y a ofrecerse a cederle su voto. El movimiento creció y varios miles de personas participaron en esta campaña en las elecciones catalanas de 2019. 

Ahora, ha vuelto a activar la misma campaña para la cita electoral madrileña del 4 de mayo. “No es una solución”, reconoce, “es un tipo de denuncia por redes sociales. La solución total sería que nos dieran el derecho a voto a todas las personas migrantes e hijas de migrantes que residimos en España. No somos turistas, somos personas que hemos decidido vivir en este país y nos exigen todas las obligaciones”.

Varias organizaciones, como el colectivo Poder Migrante, han llevado a cabo la campaña #VotoMigrante4M para movilizar al colectivo de personas extranjeras, que habitualmente tiene una baja participación en las elecciones, a que acuda a las urnas. Pero, además, es una forma de plantar cara al discurso del odio y la propaganda xenófoba. 

Un video publicado por activistas para fomentar el voto.

Al-Ayoubi aconseja a todos los que tienen derecho a ir a las urnas y participar en estas elecciones y apoyar a los partidos que apoyan a los pueblos árabes oprimidos y los derechos humanos: “Los partidos que atacan a los inmigrantes y las libertades deben ser derrotados con métodos democráticos votando en contra de ellos en las urnas. Vota, Vota, Vota”, anima.

En español

Botón volver arriba