HISTORIA Y CULTURAINICIONUESTRAS HISTORIAS

“Los Mohas”: música árabe en el barrio madrileño de Lavapiés

“Queremos decirle a la gente de aquí que la música es el lenguaje universal que todos pueden entender, por eso la música es paz.”

Lavapiés es un barrio ubicado en el centro de Madrid, un lugar diverso en el que conviven hasta 88 nacionalidades diferentes. El carácter multiétnico de Lavapiés se escucha en sus calles, donde se mezclan ritmos africanos, árabes, latinos o flamencos. Músicos y cantantes se mueven por las terrazas de restaurantes y bares en el barrio, tocando con pasión cantos a la vida que animan a clientes y transeúntes.

Uno de estos grupos es el de Los Mohas, integrado por Mohammed, de origen saharaui  y Yassin, de origen marroquí. Los Mohas tocan canciones en árabe fusionadas con melodías occidentales por las calles del centro de Madrid. Estos dos músicos se conocieron durante el confinamiento en marzo de 2020 por casualidad después de tener que salir de sus países de origen en busca de una vida mejor y de oportunidades en el mundo de la  música. 

«Estamos en un vecindario muy cultural, hay muchas culturas de todo el mundo aquí y la gente está dispuesta a aprender más: aprender más colores y ritmos de otras músicas o de cualquier otra cosa», cuenta Yassin Jazz, la voz de Los Mohas. Yassin llegó a España hace 14 años y trabajó durante mucho tiempo como camarero en restaurantes y bares de Madrid. No obstante, la pasión de este joven de 34 años siempre ha sido  la música. Jassin tiene una voz hermosa y cantar canciones en árabe y español le ayudó mucho a practicar y mejorar su nivel de español. Antes de crear la banda Los Mohas, Yassin planeaba aprender a tocar la guitarra y otros instrumentos, como el laúd.

«La gente aquí ama mucho la música árabe».

La música árabe no es muy conocida en España, a pesar de la cercanía geográfica de ambos países. Los Mohas intentan con su música  cambiar esto, mezclando melodías más occidentales con letras en árabe. «Estoy aquí en España desde hace 14 años y nunca he visto a nadie cantando en árabe. Es algo nuevo para la gente que atrae mucho. Ya sabes, la gente es muy curiosa y cuando les gusta lo que escuchan comienzan a buscar en Internet sobre la cultura y música árabe”, cuenta Yassin.

“La gente ama la música árabe”, continúa Yassin. “Cuando, por ejemplo, tocamos en algún sitio donde nunca hemos tocado, que la gente todavía no ha escuchado nuestros temas, alguien toca árabe en una terraza y toda la gente se queda sorprendida. Nosotros notamos la admiración por lo que ofrecemos y nos preguntan: ¿qué tipo de música hiciste? ¿Qué dice la canción? ¿Cómo se llama el grupo?, etc.”

Los Mohas, además, versionan la música que hacen, dándoles su toque personal, “ nuestra versión es freestyle, cogemos algo de español, hacemos la mezcla entre ritmo árabe con otros ritmos del mundo, a la gente le gusta mucho”, explica Yassin.

Los comienzos siempre son difíciles

Motivado por su gran pasión a tocar la guitarra, Mohammed Al-Aqer, el otro integrante de los Mohas, decidió dejar su vida en Marruecos y a su familia para intentar encontrar oportunidades en otro país.Llegó a España después de un viaje muy difícil pero haciendo realidad el primero de los muchos sueños que tiene. 

Mohammed, de 26 años, nació en  la ciudad marroquí de Sala. En Marruecos trabajaba como marinero, pero su sueño era navegar a otros lugares donde poder desarrollar su pasión artística. En ese momento, su situación económica y familiar era muy difícil, por lo que entrar a España de manera regular era prácticamente imposible.  Su gran amor por la música y el arte fue más fuerte que todas las dificultades y acabó emprendiendo el camino a España gracias a la ayuda económica que recibió de algunos de sus amigos.

Al llegar a España las dificultades no desaparecieron pero Mohammed encontró la manera de ganarse la vida, siempre con la música presente.»Desde siempre mi sueño ha sido tocar la guitarra. Quería conseguir dinero para comprar una, ya que solo tenía una prestada. Trabajé en diferentes profesiones con el fin de encontrar los medios para comprar una y poder mostrar mi talento, así como para recaudar la cantidad necesaria para cruzar a España», comenta Mohammed.

Encuentro musical en Madrid

Según cuenta Mohammed la cultura de cantar en la calle no es tan habitual en el mundo árabe. Al preguntarle por su primer encuentro con Yassin, recuerda principalmente cómo el amor de ambos por la música les unió por casualidad en el barrio de Lavapiés en plena pandemia.

Los Mohas es un grupo de música, integrado por Mohammed, de origen saharaui  y Yassin, de origen marroquí

«Yassin llevaba una guitarra para uno de los chicos que estaba sentado junto a él. Estaba  buscando a alguien para formar un dueto. Yo estaba buscando una oportunidad así y le empecé a tocar y le gustó. Empezamos a tocar para la gente que se encontraba en la terraza de un bar.  Les agradó mucho y nos preguntaron: ‘¿Por qué no tocáis siempre en los bares y las calles? Vuestra forma de tocar es muy bonita.’” 

Los mensajes positivos de la gente les motivaron a continuar trabajando juntos. Solo cuatro meses después de comenzar a tocar ya son conocidos en el barrio e incluso tienen una cuenta en Instagram donde alcanzan los 1.500 seguidores. 

Tocar con poca recompensa y mucha persecución policial

Puede que Los Mohas no reciban mucha compensación económica por su trabajo musical, peroa pesar de esto, su música es una fuente de sustento muy importante para ellos, especialmente desde el comienzo de la crisis del coronavirus.: “Desde que llegué a España, nunca pensé en ganarme la vida con la música, esto pasó por el inicio de la pandemia de coronavirus y la falta de oportunidades laborales, por lo que tuvimos que buscar una fuente de sustento de alguna manera”, explica Yassin.

“La música es muy hermosa aquí, y me encanta y me gusta practicarla, pero hay muchos obstáculos”explica Mohammed haciendo referencia, por ejemplo, a las multas que impone la policía por tocar en la calle. “ Muchos me recomendaron sacar el permiso de licencia para poder cantar y tocar en las calles, pero no puedo hacerlo al no disponer de documentación en regla” cuenta Mohammed.

La crisis dejó a Yassin y Mohammed en las calles de Madrid sin trabajo, deambulando por las calles buscando una manera de sobrevivir hasta que la música los unió.  A día de hoy ambos continúan tocando y cantando en las calles del barrio de Lavapiés, animando el tiempo de ocio de los y las madrileños con música diversa y multicultural. 

En español

Botón volver arriba