fbpx
INICIONUESTRAS HISTORIASPOLÍTICA

Nagua Alba: «Nunca quise que la política fuera mi profesión»

Hablamos con la exdiputada del Parlamento español y una de las personas que estuvieron en el partido Podemos de España desde su fundación.

Nagua Alba es exdiputada en el parlamento español y una de las personas que estuvieron en el partido español Unidas Podemos. Luego prefirió dejar la política y dedicarse al trabajo social. No oculta que ha sufrido actitudes racistas como hija de migrantes.

Nacida en Madrid de madre española y padre egipcio, Nagua Alba (Madrid, 1991) se inició en política con el 15M. “Una de las cosas más importantes que defendía el movimiento era que la clase política no estaba a la altura de representar los intereses de los ciudadanos”, dice. “Había mucha desencanto con los partidos políticos tradicionales porque estaban trabajando para los poderosos, pero los problemas y necesidades de la gente corriente no estaban representados dentro de estos partidos tradicionales».

La joven licenciada en Psicología con especialización en psicología infantil se acababa de mudar a Madrid para estudiar un máster cuando unos amigos suyos habían fundado el partido Podemos, cuyo nacimiento estuvo influido por el 15M. “Me gustó la idea y me uní antes de que naciera. Empecé en el equipo de redes sociales, luego una cosa llevó a la otra y acabé presentándome a las elecciones generales”, dice en su entrevista con Baynana.

El miembro más joven del parlamento

De ese modo, de vuelta a San Sebastián, ciudad donde creció, se convirtió en la diputada más joven en marzo de 2016 al ser elegida secretaria general de Podemos Euskadi. Ganó las elecciones con una mayoría de votos. «En ningún momento era mi intención ser diputada, yo estaba ahí por activismo», dice con firmeza.

Ella opina que en aquel ambiente existía cierto paternalismo: «Yo era joven y además mujer, entonces había una parte de respeto extra que tenía que ganar. A los hombres de mediana edad se los respeta de base”, observa. “Era una pelea constante, primero para ganarte el respeto y el derecho a estar allí, y luego ya por hacer política”.

La joven habla sobre sus logros durante su paso por la política: “Creo que hicimos un muy buen trabajo porque éramos un partido que al ser nuevo y además al ser la mayoría jóvenes”.

Su misión era construir la paz en Euskadi, dice, así como defender desde ahí el derecho de los ciudadanos a decidir su futuro. “Ha habido un trabajo que venimos haciendo desde hace muchos años y que ahora está dando sus frutos”.

“La política no es mi profesión”

Sin embargo, tres años después decidió dejar la política. «Desde el principio una cosa que tenía muy clara era que esto sería solo por unos años y no quería hacer de la política mi oficio. Es un trabajo muy duro, pasar todo el día recibiendo presiones con muchísimos conflictos, no sólo con respecto a otros partidos, sino también dentro del propio partido. La vida interna de un partido es muy dura”.

Por eso llegó un punto en el que dudó de si merecía la pena: “Al final te descubres a ti mismo dedicando más tiempo a estos debates de la vida interna del partido que a trabajar en la institución. Así que decidí que era el momento de dejarlo, pero también porque lo tenía planeado desde el principio”, señala.

Nagua Alba, en su entrevista con Baynana. ©Mohammad Shubat

¿Y el racismo en España?

El padre de Nagua, nacido en Egipto, es un hombre de origen muy humilde que logró sin embargo hacer carrera en el área del turismo y se convirtió en uno de los empresarios árabes más destacados de Europa. Ella como miembro de esta “segunda generación”, ha percibido actitudes racistas y discriminatorias. 

Dichas actitudes las percibió  en una etapa avanzada de su vida, especialmente después de irse a estudiar a Viena (Austria). «En España no se me percibe como una persona especialmente racializada, pero cuando fui a Austria enseguida me reconocieron como árabe. Una vez tuve una situación que no era muy agradable para mí, incluso tuve miedo, hubo bastantes grupos neonazis que tuve que bajar del metro porque había una actitud agresiva hacia mí de su parte”, dice.

Nagua cree que en España el racismo es estructural: está en la sociedad y en las instituciones: «En las instituciones no hay una perspectiva antirracista a la hora de diseñar leyes. Hay un racismo en todo lo relacionado con la gestión del asilo de las fronteras y de las políticas migratorias, y la ley de extranjería española es una ley racista, porque lo que nos está diciendo es que hay personas de primera categoría y de segunda categoría en España, y hay personas tienen más derechos que otras».

Explica que hay claras violaciones de los derechos humanos por motivos raciales: “La política de gestión de las fronteras lo que hace es impedir sistemáticamente el acceso de las personas entre en el país, lo hemos visto ahora con Melilla. Se supone que tú tienes derecho a pedir asilo en España, luego se te puede conceder, pero tienes derecho a solicitarlo. Pero, ¿cómo vas a solicitar ese asilo, si no te dejan ni siquiera acceder al país, y si puedes entrar al país muchas veces te devuelven en caliente, cosa que además es ilegal?»

Se muestra favorable a la acogida que están teniendo los refugiados de Ucrania por parte de España, pero ve una contradicción en cómo se trata a los refugiados de otros países: “Por ejemplo, escuchas testimonios de las personas que han vivido la guerra en Siria, y que han vivido la guerra en Ucrania y en realidad son muy parecidos, las historias son bastante similares al sufrimiento pero luego el tratamiento es completamente distinto. Debería ser tan fácil para las personas que vienen de Siria como para las que han venido de Ucrania y ahí la única diferencia es racial, en realidad es son prejuicios racistas».

Aunque ha abandonado la política, no así el activismo: hoy, Nagua trabaja en una ONG de derechos humanos, a la que dedica gran parte de su tiempo. Además participa en campañas feministas, y en la lucha por el derecho a la vivienda, un tema que cree que es especialmente grave y que va a peor en España. Y continúa abordando el racismo. Opina que si hablamos de racismo como algo estructural, también es algo que impregna a la sociedad. Los movimientos antirracistas han hecho un trabajo muy importante, considera: la sociedad española hace muy poco no hablaba de racismo directamente. “Creo que ha habido progreso en los últimos años, pero el comienzo fue desde cero”.  

En español

Apóyanos
Con tu aportación haces posible que sigamos informando

Nos gustaría pedirte una cosa… personas como tú hacen que Baynana, que forma parte de la Fundación porCausa, se acerque cada día a su objetivo de convertirse en el medio referencia sobre migración en España. Creemos en el periodismo hecho por migrantes para migrantes y de servicio público, por eso ofrecemos nuestro contenido siempre en abierto, sin importar donde vivan nuestros lectores o cuánto dinero tengan. Baynana se compromete a dar voz a los que son silenciados y llenar vacíos de información que las instituciones y las ONG no cubren. En un mundo donde la migración se utiliza como un arma arrojadiza para ganar votos, creemos que son los propios migrantes los que tienen que contar su historia, sin paternalismos ni xenofobia.

Tu contribución garantiza nuestra independencia editorial libre de la influencia de empresas y bandos políticos. En definitiva, periodismo de calidad capaz de dar la cara frente a los poderosos y tender puentes entre refugiados, migrantes y el resto de la población. Todo aporte, por pequeño que sea, marca la diferencia. Apoya a Baynana desde tan solo 1 euro, sólo te llevará un minuto. Muchas gracias.

Apóyanos
ادعمنا
بمساهمتك الصغيرة تجعل من الممكن لوسائل الإعلام لدينا أن تستمر في إعداد التقارير

نود أن نسألك شيئًا واحدًا ... أشخاص مثلك يجعلون Baynana ، التي هي جزء من Fundación porCausa ، تقترب كل يوم من هدفها المتمثل في أن تصبح وسيلة الإعلام الرائدة في مجال الهجرة في إسبانيا. نحن نؤمن بالصحافة التي يصنعها المهاجرون من أجل المهاجرين والخدمة العامة ، ولهذا السبب نقدم دائمًا المحتوى الخاص بنا بشكل علني ، بغض النظر عن المكان الذي يعيش فيه القراء أو مقدار الأموال التي لديهم. تلتزم Baynana بإعطاء صوت لأولئك الذين تم إسكاتهم وسد فجوات المعلومات التي لا تغطيها المؤسسات والمنظمات غير الحكومية. في عالم تُستخدم فيه الهجرة كسلاح رمي لكسب الأصوات ، نعتقد أن المهاجرين أنفسهم هم من يتعين عليهم سرد قصتهم ، دون الأبوة أو كراهية الأجانب.

تضمن مساهمتك استقلالنا التحريري الخالي من تأثير الشركات والفصائل السياسية. باختصار ، الصحافة الجيدة قادرة على مواجهة الأقوياء وبناء الجسور بين اللاجئين والمهاجرين وبقية السكان. كل مساهمة ، مهما كانت صغيرة ، تحدث فرقًا. ادعم Baynana من 1 يورو فقط ، ولن يستغرق الأمر سوى دقيقة واحدة. شكرا جزيلا

ادعمنا

Ayham Al Sati

درس الأدب العربي في جامعة دمشق. منذ بداية الحرب في سوريا، عمل كمراسل وكذلك في قطاع التعليم مع العديد من المنظمات الإنسانية. يعيش في إسبانيا منذ منتصف عام 2019 ، حيث يعمل صحفياً ومحرراً في مجلة بيننا. Estudió Literatura Árabe en la Universidad de Damasco. Desde el inicio de la guerra en Siria, ha trabajado como reportero y también en el sector educativo con varias organizaciones humanitarias. Vive en España desde mediados de 2019, donde es profesor de árabe, y periodista y editor en Baynana.
Back to top button
ApóyanosCon tu pequeña aportación haces posible que nuestro media siga informando

Nos gustaría pedirte una cosa… personas como tú hacen que Baynana, que forma parte de la Fundación porCausa, se acerque cada día a su objetivo de convertirse en el medio referencia sobre migración en España. Creemos en el periodismo hecho por migrantes para migrantes y de servicio público, por eso ofrecemos nuestro contenido siempre en abierto, sin importar donde vivan nuestros lectores o cuánto dinero tengan. Baynana se compromete a dar voz a los que son silenciados y llenar vacíos de información que las instituciones y las ONG no cubren. En un mundo donde la migración se utiliza como un arma arrojadiza para ganar votos, creemos que son los propios migrantes los que tienen que contar su historia, sin paternalismos ni xenofobia.Tu contribución garantiza nuestra independencia editorial libre de la influencia de empresas y bandos políticos. En definitiva, periodismo de calidad capaz de dar la cara frente a los poderosos y tender puentes entre refugiados, migrantes y el resto de la población. Todo aporte, por pequeño que sea, marca la diferencia. Apoya a Baynana desde tan solo 1 euro, sólo te llevará un minuto. Muchas gracias

Nos gustaría pedirte una cosa… personas como tú hacen que Baynana esté más cerca de convertirse en el medio referencia sobre migración en España. Creemos en el periodismo hecho por migrantes para migrantes y de servicio público, por eso ofrecemos nuestro contenido siempre en abierto. En un mundo donde la migración se utiliza como un arma arrojadiza para ganar votos, los propios migrantes somos los que tienen que contar su historia, sin paternalismos ni xenofobia.  Tu contribución garantiza nuestra independencia editorial libre de la influencia de empresas y bandos políticos.  Muchas gracias
إن مساهمتك الصغيرة ستمكننا من متابعة عملنا الإعلامي. أشخاصٌ مثلك هم من يصنعون مجلة بيننا التي تقترب كل يوم من هدفها المُتمثل في أن تصبح وسيلة الإعلام الرائدة في مجال الهجرة في إسبانيا. نحن نؤمن بالصحافة التي يصنعها المهاجرون من أجل المهاجرين، ولهذا السبب نقدم دائماً المحتوى الخاص بنا بشكل مجاني لكلّ القرّاء. نحن نُعطي صوتاً لأولئك الذين يتم إسكاتهم، ونحاول سدّ فراغ المعلومات التي لا تغطيها المؤسسات والمنظمات غير الحكومية. في عالم تُستخدم فيه الهجرة كسلاح لكسب الأصوات في الانتخابات، نحن نعتقد أن المهاجرين أنفسهم هم من يتعين عليهم سرد قصتهم بعيداً عن كراهية الأجانب. ستكون مساهمتك بمثابة ضامن لاستقلالنا التحريري الخالي من تأثير الشركات والأحزاب السياسية. باختصار: الصحافة الجيدة قادرة على المواجهة وبناء الجسور بين اللاجئين والمهاجرين وبقية السكان. كل مساهمة منك مهما كانت صغيرة يمكنها أن تحدث فرقاً كبيراً. ادعم مجلتنا ابتداءاً من 1 يورو فقط، ولن يستغرق الأمر منك سوى دقيقة واحدة. شكراً جزيلاً

ادعمنا